Día 2: Conociendo a Kalenji Quechua

Hoy es el primer día que amanecemos en el campo. Nos acamos de conocer… ¡ay, qué nervios! Tenemos dos semanas para recorrer este camino juntos: hay tiempo de sobra.

Suena el despertador

Con el desayuno, empieza el jaleo. A las nueve hay que estar en la mesa. Entre diurnos y nocturnos hay quien se levanta a las seis y hay a quien tenemos que arrastrar hasta la silla.

Comienza el trabajo

Las dinámicas físicas despiertan a los todavía dormidos. Pimero, nos convertimos en pistoleros para refrescar los nombres. Tras esta acitividad de inciaciación, se propone llevar a cabo un Banco del Tiempo, a través del que poner en común y compartir nuestras habilidades. Para cerrar la mañana, Elena del Programa de Jóvenes Cooperantes del Instituto de la Juventud de Extramadura, vino a contarnos en qué consistía el programa (formativo y con posibilidad de trabajo en terreno) y cómo acceder a él. Aunque iba dirigido a gente de Extremadura, sabemos que otras comunidades disponen de programas similares.

¡Chapuzón y a comer!

Primeros contactos forzados con el agua… ¡qué gente más simpática! Algo de sol, cartas y toalla. Para recuperar fuerzas, macarrones con tomate, calamares fritos y ensalada. Algo de fruta y a echarnos la voluntaria y conocida siesta (en algunos casos necesaria): aún tenemos que acostumbrarnos a este ritmo… la piscina es otra opción.

Continuamos al pie del cañón

Para seguir con las actividades, un café, algo de comer, zumos o ¡chocolate…!

Llega a nuestros oidos el método del Sabio Kalenji, que es capaz de energizar a quien se proponga. Todos nosotros, aprendices de Kalenji, nos vamos pasando la energía unos a otros, al grito de ¡KIAAA! Una vez activados, comenzamos con la temática del campo en dinámica. Trabamos con métodos vivenciales que nos permiten experimentar situaciones cercanas a la realidad en las que entran en juego cuestiones como la cooperación, la competitividad, la comunicación… todo ello con el trasfondo temático del campo. Después de cada dinámica, hacemos valoración y correspondencia con la vida cotidiana, para así tomar conciencia.

Con El Precipicio, trabajamos la capacidad para cooperar y cordinarnos con el fin de conseguir un objetivo común que nos agrupa. Tras lograr la victoria en este juego, cambiamos a otro en el que la competitividad dominó la estrategia: La Ganancia. En este caso, nos dividimos en grupos, por lo que trabajamos las formas de organizarnos internamente y de cara al resto. La competitividad aflora con la ayuda de agentes externos a los grupos (en este caso, los monitores). Vemos el contraste entre ambos juegos en función del número de grupos o las instrucciones recibidad en cada dinámica.

Para terminar con el trabajo de la tarde: Juego de conocimiento personal, en el que tuvimos la oportunidad de hablar de cuestiones de nuestra vida personal a la vez que opinar sobre diversos temas. Empezamos a mostrarnos a los demás poco a poco.

Noches mágicas

Continuamos con los juegos. Esta vez, tuvimos que construir por nuestra cuenta las distintas pruebas a realizar en el recorrido del tablero para ganar: El Nido. Inspirados desde Furor, pasando por Password, el pollo con una pata, pirámides humana.

En las noches, unos hablan, otros duermen, otros no se cansan de juegos grupales… y todo va acompañado de risas y muy buen ambiente.

Uno de tantos juegos – Noche

¡Buenas noches, brujuleros!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: